La magia de no insistir.

La magia de no insistir.
La magia de no insistir.

La magia de no insistir.

Si tienes hijos es muy probable que en algún momento les hayas insistido para que hicieran algo. Y también es muy probable que acabaras imponiéndote al no conseguirlo. No te preocupes, lo hemos hecho todos, incluida yo. Pero y si te digo que no sirve de nada insistir. ¿O a ti te funciona? Porque la gran mayoría  de padres y madres en los talleres, (por no decir todos por si se me escapa alguno) han reconocido que no. Que no les sirve de mucho por no decir nada. La magia de no insistir.

Entonces ¿por qué lo hacemos a pesar de sus escasas probabilidades de éxito?

Porque no conocemos otras técnicas. Insistir, ser persuasivos o intentar convencer son las variantes más edulcoradas que tenemos si no queremos educar con gritos o sacando pecho todo el tiempo, pero por lo general comenzamos utilizándolas y acabamos imponiéndonos o abandonando. En ambos casos, actitudes con escaso peso educativo en nuestros hijos.

¿Por qué no funciona?La magia de no insistir.

Si el niño percibe que intentas convencerle de algo a toda costa, su reacción es la de no dejarse convencer. ¡Igualito que nosotros, vamos! Unos se resistirán más que otros, pero la situación se alargará porque las dos partes querrán tener el poder. Y, si sabemos que lo que mueve a las personas y por lo tanto a los niños, es el poder ¿por qué no se lo damos? Podemos dar poder permitiéndole que elija, ofreciendo opciones y respetando sus tiempos  a la vez que sus decisiones.

Si no fuerzas la voluntad de un niño, suele escoger lo más adecuado para el, lo que en muchísimas ocasiones también suele ser lo que queríamos que escogiesen.

¿Y qué pasa si no  hacen lo que nosotros creemos que tienen que hacer?

Que debemos aceptar que no son nuestros súbditos, que es una realidad  (y frecuente) que se de esta situación porque no tenemos el poder de someter la voluntad de nadie por mucho que seamos padres y que si es algo importante para el niño y para nosotros, tendremos que ahondar con mano izquierda cómo abordar dicho asunto para conseguir que el niño cambie de opinión y no se niegue.  Porque insistir solo alimentará su negativa a hacer algo.

Un abrazo grande,

Doris Marrero.

Familias Positivas

 

4 Comentarios
  1. jackie 2 años

    No termino de entender muy bien la idea de “no convencerlo”
    En ciertas situaciones me funciona, dejar que él sólo llegue a la conciencia de que “SI ME DESVELO VIENDO PELÍCULAS, MAÑANA TENDRÉ SUEÑO EN CLASES,MAMÁ, MEJOR ME DUERMO TEMPRANO”
    Cuando me dijo eso, fui muy feliz.

    Pero no logro que se de cuenta de otras cosas, como no olvidar apuntar sus tareas, hacer todas sus tareas y en consecuencia elevar su desempeño escolar 🙁
    Lo ayudamos de varias formas, pero aun no lo logramos 🙁

    • Doris Marrero 2 años

      ¡Hola Jacki! Al final se trata de que los niños vayan haciendo las cosas que deben hacer porque van viendo su utilidad, no quieren que se produzcan consecuencias que no les gustan porque están convencidos de que es lo que les conviene y para eso, para lograr esa autonomía debemos delegar la responsabilidad que les toca a ellos. Por ejemplo, la consecuencia directa de no hacer los deberes no tiene por qué ser disminuir su rendimiento escolar necesariamente (dependerá del niño) y si sucede tampoco sería de forma inmediata sino más a largo plazo. A lo mejor tiene que ver más con el enfado o el castigo del profesor lo que puede hacer que se decida por hacerlos. Y en el caso, de que lo que te preocupe si sus notas son mejores o peores, tendrás que intentar influenciarle con mano izquierda, comentándole tus creencias al respecto, para qué podría servirle, etc… y dejar que el vaya eligiendo lo que considere. Es a lo máximo que vamos a poder llegar como padres o madres si lo que quieres es que tu hijo vaya tomando sus propias decisiones . Y esta forma, aunque choque con lo que solemos pensar en educación, es la manera en la que se disparan las probabilidades de que tu hijo tome decisiones adecuadas aunque eso sí, siempre tendrá la última palabra, y eso debemos aceptarlo. Un abrazo, grande. Doris.

  2. claudia rojas 2 años

    mi hija tiene 9 años y siempre se demora mucho para copiar en clase, por eso mismo se queda atrasada en la escuela, en la casa es lo mismo, para todo es muy despaciosa, nada la motiva, se le ha trabajado economía de fichas y no ha funcionado, no le interesa lo material. ¿como hago para que sea mas ágil en sus que aceres y tenga mayores motivaciones?

    • Doris Marrero 1 año

      Buenos días, Claudia! Motivar, facilitar la tarea, observarla y detectar cómo puedes ayudarla para que sea consciente de sus despistes o lentitud y lo compense de otra manera. Por ejemplo, siendo consciente del paso de tiempo, recordatorios, alarmas…cualquier cosa que potencie que tu hija se haga cargo de sus dificultades siempre va a hacer más eficaz que insistir por insistir.

      Gracias por tu comentario.

      Un saludo.
      Doris Marrero

Escríbenos

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

CONTACTO

Envíenos un correo electrónico y nos comunicaremos con usted lo antes posible.

Enviando

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?