¿Te ha ocurrido alguna vez que tienes que hacer algo con tu hijo, que no hay más alternativa que hacerlo e intuyes que se va a negar a hacerlo?

Por ejemplo podría ser salir a hacer la compra, también podría ser ir a visitar a los abuelos o también comenzar la rutina de la noche para ir a la cama. Todo es relativo, no digo que estos ejemplo sean normas irrompibles, para todo puede existir una alternativa, pero lo que quiero es que te sitúes en aquellas ocasiones en las que tu necesitas hacer unas cosas, necesitas tener ciertas rutinas o cumplir algunos horarios a pesar de cuánto empatizas con tu hijo y comprendes sus necesidades.Tú tienes la claridad de la situación, tú eres el guía.

Bueno, el caso es que comienzas a pensar en cómo decírselo, cómo entrarle para que no se niegue en redondo, para que no se enfade y quiera colaborar…

Casi hasta tienes miedo porque sabes que se va a armar un “tira y afloja”. Seguramente comenzarás explicándole qué vais a hacer, pidiéndole que se vista, preguntándole que quiere hacer…pero todo bañado en un tono de “cierta inseguridad”.

Pues bien, hay veces en que tenemos que mostrar una actitud segura (bueno esto siempre y tanto cómo no sea posible) y simplemente plantear “lo que vamos a hacer” a nuestros pequeños con dignidad y respeto. Esto queda muy lejos del autoritarismo y también queda muy lejos de ese miedo a conseguir que “nos hagan caso” y andar rogándoles y suplicándoles que hagan las cosas.

 

Tú tienes la claridad de la situación, tú eres el guía.

Tú tienes la claridad de la situación, tú eres el guía.

 

Existen muchas ocasiones en las que podemos negociar y ofrecer alternativas, existen ocasiones en las que los niños pueden decidir sobre si hacer algo o no hacerlo, pero existen otras ocasiones en las que simplemente han de confiar en nosotros y aprender a colaborar. Además, a medida que vayan haciéndose mayores irán asumiendo aún más el control sobre su vida y sobre qué quieren hacer en cada momento, pero mientras tanto habrán algunas cosas que serán inegociables: Como que se quede sólo en casa si tu tienes que ir a trabajar y él no quiere ir al colegio, por ejemplo.Tú tienes la claridad de la situación, tú eres el guía.

Y dentro de todas estas situaciones innegociables  podemos utilizar nuestra imaginación para no caer en luchas de poder ni en persecuciones para que se vistan por toda la casa, pero la primera de todas es explicarle al niño o la niña qué vais a hacer, qué va a pasar, sin titubear. Después ya vendrán los trucos y las estrategias.

 

Un niño necesita sentirse seguro y la actitud que muestren los padres sobre lo que “hay que hacer” es infinitamente necesaria para que ellos logren esa sensación de seguridad.

Imagina que subes a un avión con un piloto que comienza a hablar a los pasajeros con dudas sobre pilotar un avión, sobre si la gasolina llegará para todo el vuelo, titubea para responder algunas preguntas….¿tendrías confianza en ese piloto? ¡Yo creo que me bajaría del avión! O que vas a hacer escalada en la montaña y el percibes que el monitor tiene dudas sobre qué pared escalar, cuál es la más segura, qué ruta seguir…. No sé si seguiríamos sus pasos o mejor nos daríamos media vuelta y pediríamos a otro monitor….jajajajajaja.

 

Pues mira, a los niños les ocurre lo mismo.Tú tienes la claridad de la situación, tú eres el guía.

Llegan a este mundo y no tienen ni idea de nada así que lo primero que necesitan es a un buen guía seguro de sí mismo que les hable mostrando que sabe lo que hace, que domina la situación y que “nadie va a morir por el camino”. Después, ese guían tendrá que demostrar imaginación, capacidad de negociación, interés por conocer las necesidades e intereses del niño….¡y mucho más!…pero repito, lo primero que va a necesitar es esa seguridad.

 

Por cómo sujetamos al bebé recién nacido, con la suficiente firmeza para que no se caiga y la necesaria suavidad para no hacerle daño, ese bebé percibirá seguridad. Por cómo le bañamos, por cómo lo alimentamos…y a medida que se van haciendo mayores por cómo les planteamos nuevos retos, nuevas situaciones, nuevas experiencias.

Ésta seguridad es la que a veces falta y la que, sin darnos cuenta, nos genera unos cuantos conflictos.

Yo misma lo he podido comprobar con mis hijos cuando en las ocasiones en que yo creo que no cabe ninguna negociación posible, me dirijo a ellos, les pido que me atiendan y miren a los ojos y les explico lo que vamos a hacer, no lo que podemos hacer. En concreto utilizo mucho la frase “Esto es lo que vamos a hacer”, que la leí en un ejemplo de un libro de Disciplina Positiva. Pues puedo contarte que se han reducido muchos de los problemas que teníamos cuando teníamos que ir a algún lado y por lo tanto necesitábamos vestirnos y ordenar la habitación si era el caso.

Una vez planteado lo que íbamos a hacer, continuábamos aplicando las herramientas  respetuosas que ya conocíamos como las opciones limitadas, ordenar con ellos y repartirnos las tareas, ir con ellos a lavar los dientes, hacerles preguntas, etc.

En resumen y como nos transmite la Disciplina Positiva, la amabilidad y la firmeza siempre son necesarias al mismo tiempo y en todos los momentos, y esa firmeza a la que se refiere y que quizás pueda sonar a algo estricto no es más que mostrarte seguro de ti mismo con respecto a lo que hay que hacer y expresarte con dignidad y respeto hacia ti mismo.

¡Como siempre estaré encantada de leer tu comentarios! ¿Tu sientes que transmites esa seguridad a tus hijos? Yo he de reconocer que durante mucho tiempo no me he sentido segura.

¡CONFÍA EN TI!

Nuria Ortega

www.educarparaelfuturo.com