¡¡Socorro!! ¡Los juguetes nos invaden y mis hijos no quieren recoger!

¿Alguien que haya pensado esto alguna vez?

Conforme los niños van creciendo, por mucho que no lo quieras, los juguetes se van acumulando y van llenando cada vez más y más espacio de nuestro hogar. Como resultado sentimos que  nos van invadiendo ¡¡y con ellos el caos!!.

Hoy te proponemos 3 cosas que puedes hacer para controlar a los invasores. Todo esto siempre con ayuda de tus hijos porque recuerda que “Los niños están más motivados a cooperar cuando se les implica y se les hace sentir útiles e importantes” ¡¡Socorro!! ¡Los juguetes nos invaden y mis hijos no quieren recoger!

1) Limpiezas periódicas de juguetes:

El mayor amigo del caos es la acumulación de cosas innecesarias. Las limpiezas de juguetes se pueden hacer 2 veces al año. Se realizan,  con los niños, invitándoles a que escojan y separen en bolsas diferentes:
–   Aquellos juguetes que necesitan reparación o baterías
–  Los  juguetes que están estropeados y debemos tirar
– Algunos  juguetes que están en buen estado pero pueden regalar para que un niño mas pequeño los pueda aprovechar.¡¡Socorro!! ¡Los juguetes nos invaden y mis hijos no quieren recoger!

Te sugiero hacer esto antes de navidad y de su cumpleaños. De esta manera les puedes explicar que, antes de pensar en aquellos juguetes que les gustaría tener o pedir de regalo, es importante mirar en detalle que cosas tienen y que cosas ya no usan (así podrán pedir regalos que realmente aprovechen y no simplemente pedir por pedir)

Luego, si lo ves conveniente, puedes llevar a tus hijos a que lleven ellos mismos los juguetes que han heredado a su próximo dueño. Nosotros los llevamos a una iglesia donde estaban haciendo una ludoteca y fue una experiencia muy bonita. Quizás estés pensando “¡¡Uff… que regalen sus juegues será difícil!!” pero confía en ellos, explícales con calma las razones y sobre todo RESPETA sus decisiones.

2. Un lugar para cada juguete:

Esto puede sonar como algo obvio. Sin embargo, muchas veces no es así. Es mucho más fácil encontrar los archivos en el ordenador si tienes carpetas y sub carpetas ¿cierto?, pues en el caso de los juguetes funciona igual. Por eso, te invito a que impliques al máximo a los niños en la elección de cómo y dónde quieren guardar sus juguetes.

Primero explica con pocas palabras lo fácil que es recoger y encontrar los juguetes cuando cada uno tiene un lugar (“los juguetes necesitan tener su casita y que siempre es la misma”). Al mismo tiempo ten a mano cajas livianas, de fácil acceso y no demasiado grandes que puedan usar para guardar los juguetes, luego pídeles que elijan (con tu guía según la edad que tengan) lo que quieren poner en cada caja y finalmente invítales a que sean ellos mismos quienes escriban y dibujen en cada caja lo que va dentro.
De esta manera todas las personas de la familia y amigos sabrán el lugar de los juguetes y podrán ayudar a mantener el orden.

¡¡Socorro!! ¡Los juguetes nos invaden y mis hijos no quieren recoger!

¡¡Socorro!! ¡Los juguetes nos invaden y mis hijos no quieren recoger!

3) Entrena y supervisa: ¡¡Socorro!! ¡Los juguetes nos invaden y mis hijos no quieren recoger!

Recuerda que para la mayoría de los niños de este planeta recoger los juguetes ¡¡NO ES UNA PRIORIDAD!!, como es normal, su prioridad es jugar y disfrutar. Por esta razón, es el adulto quien tiene que explicar y enseñar los beneficios de tener todo recogido. Una vez ellos puedan ver esto, será mucho fácil lograr su cooperación.

Mientras tanto, puedes:

Usar preguntas para recordarles cuando es hora de recoger (por ejemplo: ¿Qué debemos hacer con los juguetes después de jugar si queremos encontrarlos el próximo día? ¿Quieres que te ayude a llevar los juguetes a su casita ahora o quieres hacerlo solito después de la ducha mientras mami cocina? Por mi cualquier cosa que elijas estará bien, decide tú)
Mantenerte atenta para señalar los progresos y no los fallos (“¡¡vaya!! da gusto entrar a esta habitación” o “me he ido 5 minutos y al volver ya no hay ninguna cubo en el pasillo ¡¡que rapidez!!”)
– Siempre siempre agradecer su ayuda por ejemplo con con un “gracias por tu ayuda” o “aprecio que los hayas recogido, incluso cuando no te apetecía mucho en ese momento” (no hace falta darle premios o pegatinas)

Y tú ¿Qué has intentado? ¿Te ha funcionado? ¡¡Comparte tus experiencias y permite que podamos crecer juntos!!.

Un abrazo

Angie Joya