CARLITOS EN CUALQUIER CLASE DE 5º DE PRIMARIA

En esta ocasión no seré yo la que escriba, me siento muy feliz de poder compartir las preciosas palabras que narran el testimonio de una profesora de un bonito pueblo de la Serranía de Ronda.

 

Hace un mes aproximadamente tuve la oportunidad, a través del Cep de Ronda, de impartir formación a un grupo de profesores llenos de ganas de aprender y compartir experiencias.

 

Iré publicando distintos testimonios, (actualmente siguen formándose profesores a través del Cep de Marbella Coín ) porque pienso que sería una pena no compartir lo que muchos docentes de nuestro país están haciendo en sus aulas.

 

Cuando lo que compartes es conocimiento, las personas que lo reciben multiplican tu trabajo, ya que tienen una maleta llena de experiencias enriquecedoras que dan más sentido a todo lo que tú como facilitadora aportas; y los alumnos añaden valor a la labor del docente, y así, en un contexto de confianza en los alumnos, en el proceso y en nosotros mismos, podemos ir sustituyendo el castigo y la culpa por el enfoque en soluciones y la empatía…y sin darnos cuenta, la guerra por la paz.

 

Gracias a todos los papás y mamás, docentes, asesores educativos y personal de entidades públicas, que hacéis que este camino sea posible.

 

Sin más, aquí va el testimonio de esta docente. No he cambiado ni una coma:

 

 

CARLOTA

De nuevo, sin ser esta la dinámica elegida, se presentó una situación que me decidió ponerla en práctica. La realicé con mi tutoría de 5º de Primaria.

El lunes 16 de noviembre, no podíamos empezar la clase como un lunes cualquiera, como si nada hubiera pasado; porque desgraciadamente en París se produjeron unos acontecimientos que todos bien conocemos, causando una verdadera masacre de la que debíamos hablar.

Por muy cruel que parezca, soy de la opinión que no podemos dejar a los niños/as al margen de las cosas que ocurren en el mundo. Desde mi punto de vista, ocultándoles la realidad, no le hacemos ningún bien; el mundo es un lugar maravilloso y terrible a la vez y debemos de mostrarlo para crear en ellos el sentido crítico hacia las cosas que suceden,  por muy duras que sean. Enfrentarlos a la realidad les proporcionará información para actuar.

Estuvimos hablando un buen rato sobre los hechos, se abrió un interesante debate del que surgieron reflexiones muy maduras y sensatas (incluso para su edad), y que nos llevó a continuar charlando sobre la violencia en general. Como estamos trabajando unos caligramas usando la letra de una preciosa canción compuesta por Manuel Carrasco y cantada a dúo con Malú (“Que nadie”), para el próximo 25 de noviembre (“Día Internacional contra la Violencia de Género”); la charla nos condujo a hablar también de las mujeres que habían muerto en España ese mismo fin de semana a manos de sus propias parejas. Y esto, nos llevó a darnos cuenta de que desgraciadamente, la violencia está muy cerca de nosotros,  en nuestro país e incluso en nuestro colegio (en las aulas, en el patio de recreo); pero que estamos tan acostumbrados a ser testigos de esas situaciones, que no nos parecen actos violentos ni se les da la importancia que merecen.  Y no solo hablamos de violencia física  sino de la violencia verbal que también hace mucho daño y no la vemos como tal.

Aprovechando esta coyuntura les propuse hacer la dinámica de “CARLOTA”.

Dibujé a “Carlota” en un papel y les pedí que compartieran en voz alta frases que supieran que al decírselas a “Carlota”, le iban a hacer daño.  Y comencé a arrugar el papelito con cada frase expresada.

Al principio las frases eran simples insultos o adjetivos en tonos despectivos: tonta, gorda, torpe, “gafotas”…

 

 

Pero dejaron de ser tan simples y espontáneas y ahora parecían  formar parte de sus propias experiencias vividas:

  • Vete de nuestro grupo
  • Vete de aquí
  • Deja de hablar a “Carlota”
  • Tienes menos cerebro que un mosquito
  • Lo haces todo mal
  • No nos caes bien
  • Pesada
  • Vámonos cada vez que “Carlota” se junte con nosotras
  • No me dejan hablar contigo

Tanto es así, que varias niñas se pusieron a llorar al decir sus frases o al escuchar la de otros. En este punto, a los alumnos/as ya no les importa reconocer que las frases que le están diciendo a “Carlota”, se las han dicho a ellos/as en alguna ocasión un compañero/a que creía su amigo/a.

“Carlota” está hecha ahora una bolita arrugadita y comienzo la ronda de preguntas sobre los sentimientos, pensamientos  de “Carlota”  y sobre cómo se comportará ahora después de todo lo que le han dicho.

Intento obviar los llantos porque quiero usarlos de ejemplos evidentes para la siguiente fase.

Pero ellos/as, ya no hablan de los sentimientos ni pensamientos de “Carlota”, sino que expresan los suyos propios sin miedo a reconocer que son de ellos; y se les escapan frases como:

  • …yo no quería venir al cole cuando me decían que no les caía bien y que era una pesada.
  • …yo me sentía muy sola cuando sin saber por qué mis amigas dejaron se juntarse conmigo y se iban cada vez que yo me acercaba a ellas.
  • …mi madre tuvo que venir a hablar con la seño el año pasado porque yo no quería venir más al colegio.

Y más niñas, verbalizando sus sentimientos comienzan a llorar de nuevo. Lo obvio y continúo.

Damos después comienzo a la fase donde emiten frases que le hagan sentir bien a “Carlota”.

Pero siguen sin hablar de “Carlota”, dicen las frases que les hubiera gustado que le dijeran a ellos/as. A cada comentario positivo “desarrugo” poquito a poquito a nuestra “Carlota” hasta que queda completamente desliada.

Comienzo a preguntar sobre las arrugas de “Carlota” y me viene como anillo al dedo, las lágrimas espontáneas de las niñas que reviviendo esos recuerdos no han podido evitar.

Y ahora es un buen momento para establecer una comparación entre esas lágrimas y las arrugas de Carlota, y es momento de hablar de esas heridas que están por cerrar y que se llevan en el interior por muchos años y que afloran en el momento más inesperado porque a pesar del tiempo, aún duelen.

Y hay una alumna que me pide permiso para pedirle perdón a una compañera en presencia de todos y por supuesto que le digo que sí y las dos se abrazan en mitad de la clase, mientras todos nos emocionamos un poquito.

Seguimos hablando y siguen compartiendo otras experiencias similares ya sin importarles decir nombres y hechos, aunque los protagonistas estén presentes en clase.

Y empiezan a surgir de ellos mismos las reflexiones de lo que vamos a hacer de ahora en adelante, cuando ocurra una situación parecida.

Algunos expresan que aunque sabían que no estaban actuando bien, les daba vergüenza o no sabían cómo volver a acercarse a ese compañero al que habían causado daño.

Yo me ofrezco como “puente” por si alguno me quiere involucrar en situaciones futuras o aún sin resolver del pasado.

El buen “rollo” que  se respira en el aula nos contagia a todos. Me siento más cercana a ellos y las fisuras que existen entre los dos grupos de compañeras de clase bien diferenciados, se van difuminando y noto como si se hubieran roto las barreras imaginarias que entre ellos existían.

Me solicitan poner un buzón en la clase, donde de manera anónima cada uno pueda introducir una nota contando un problema que tenga con un compañero/a y que no sabe cómo arreglar, para que entre todos le ayudemos.

Me parece una idea magnífica y se ofrecen varios voluntarios para traer el próximo día una caja de buen tamaño que podamos forrar bonita y convertirla en nuestro “BUZÓN DE LOS PROBLEMAS QUE BUSCAN SOLUCIÓN”. La idea se va desarrollando y otros aportan la posibilidad de que no sea solo un buzón de problemas, sino que también podían dejar notas para decir cosas agradables a los compañeros/as y que les da “corte” decir en persona. Entonces ya no les parece bien el nombre del buzón y se inicia un debate de cómo llamarlo. Digo que no se preocupen que ya nos surgirá un nombre más adelante.

Proponen que se abra el buzón al final de la semana, para tratar los asuntos que nos encontremos. Me parece muy conveniente como terapia de grupo dedicar una sesión a la semana para esta actividad. Me gusta que se le dedique tiempo a algo que ha salido de ellos y que aporta bienestar al grupo.

Se van todos al patio pues la dinámica nos ha ocupado las 3 sesiones previas al recreo, y cuando vuelvo a mi mesa para recoger mis materiales para mi próxima clase, me encuentro un papelito doblado con un mensaje escrito: “seño, yo he llorado porque hace uno o dos años, muchos niños y niñas de la clase se metían conmigo y me decían que no se querían juntar, que era una pesada”.

Y se me viene a la mente, las veces que hemos hecho referencia en el curso al “sentimiento de pertenencia al grupo” y pienso que lo del buzón es una buena manera de comenzar a trabajar sobre esto con mi tutoría y, también pienso que tengo demasiadas “Carlotas” en mi clase.

Me ha encantado compartir esta dinámica con mi grupo pues me ha dado la oportunidad de acercarme a ellos, a sus sentimientos, sus miedos y a su interior de un modo espontáneo, natural (nada forzado) donde se han ido abriendo a mí y a otros libremente, y han compartido experiencias muy íntimas y personales en un ambiente de respeto, empatía y comprensión que entre todos hemos creado.

Al verbalizar estas experiencias estaban pidiendo ayuda sin saberlo y entre todos hemos dado soluciones y ayudado, sin emitir juicios de valor ni criticar a quienes han sido los “verdugos”.

Lo importante de la dinámica era buscar soluciones, no culpables y comprender y empatizar con las “víctimas”.

Creo que se ha logrado con creces y esta práctica nos va a dar pie a buscar soluciones recorriendo el mismo camino. Ante ellos se ha abierto una nueva vía de entendimiento.

Un dato curioso: las niñas fueron mucho más participativas que los niños y las que más habían sufrido este tipo de situaciones a manos de otra compañera o grupo de compañeras. Me da por pensar que las mujeres somos más complicadas que los hombres, incluso desde pequeñitas; o que a los niños les cuesta más trabajo reconocer y exponerse en público mostrando sus sentimientos y miedos.

 

Macarena Soto Rueda

Neurosicoeducadora/Educadora en Disciplina Positiva

4 Comentarios
  1. dorina 4 años

    Todo estuvo bien…hasta que “la nota curiosa: de q las niñas son más complicadas que los niños…desde chiquitas” … lo arruinó todo!

    • Macarena Soto Rueda 4 años

      Buenas tardes Dorina,

      Como facilitadora de Disciplina Positiva, no juzgo las aportaciones de docentes ni padres a mis talleres. Agradezco la valentía de compartir el día a día dentro del aula y las familias, y uso sus aportaciones para poder indagar juntos la creencia errónea escondida detrás del comportamiento. Toda la información que puedan aportar los participantes es tremendamente valiosa y como tal la trato.

      Respecto a la reflexión aportada de que las niñas son más complicadas que los niños desde chiquitas, la invito a que indague sobre todos los estudios realizados y que versan sobre la diferencia entre cerebro femenino y masculino; entre ellos, estudios de la Universidad de Harvard. Uno de los hallazgos encontrados es el mayor tamaño proporcionalmente en los cerebros femeninos respecto a los masculinos, de áreas relacionadas con la zona límbica, involucrada en las emociones.

      Sin más, un saludo Dorina, y le agradezco su comentario que ha permitido exponer la importancia de no juzgar las reflexiones de los demás.

      Macarena Soto

  2. Gabriela Martinez 3 años

    Me encanto la dinamica, espero usarla muy pronto en mi aula y para ser sincera en mi aula tengo mitad de niñas y mitad de niños, y tengo mas problemas con las niñas; ya que tienden ser mas al drama.

    • Buenas tardes Gabriela,

      Carlitos es una fantástica dinámica de Disciplina Positiva que al ser tan gráfica y sencilla consigue que todos los que participamos en ella tomemos más conciencia de la importancia del respeto mutuo y de la empatía, así como de la asunción de nuestros propios actos.

      Nos encantará conocer sus experiencias si decide usarla en su aula.

      Reciba un cordial saludo,

      Macarena Soto

Escríbenos

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

CONTACTO

Envíenos un correo electrónico y nos comunicaremos con usted lo antes posible.

Enviando

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?