El funcionamiento del cerebro

El presente estudio pretende ser un acercamiento al complejo funcionamiento del cerebro, así como dar respuestas neurosicoeducativas a conceptos de la Disciplina Positiva.

Nuestro cerebro, en el desempeño de sus funciones, trabaja como uno solo, sin embargo, para poder estudiar mejor cómo responde a determinados estímulos, y porqué los adultos y los niños respondemos de una determinada manera ante esto, vamos a hablar del llamado CEREBRO TRIUNO (Paul Mc Lean). Según este concepto, el cerebro se divide en:

  1. Cerebro instintivo (5%)
  2. Cerebro emocional (15%)
  3. Cerebro cognitivo (80%)

Esta distinción, a efectos de estudio, es necesario tenerla en cuenta, ya que aunque los dos primeros ocupan menos espacio en nuestro cerebro, lo cierto es que son los primeros en recibir los estímulos y en elaborar una respuesta. Podríamos decir que forman el primer control. Al ser la parte del cerebro donde genéticamente hemos guardado el instinto de supervivencia, la respuesta suele ser de ataque o huida, sin dar tiempo en muchas ocasiones, a que el cerebro cognitivo regule la intensidad de las emociones producidas.

El cerebro cognitivo, sin embargo, la parte más evolucionada, va más allá de la supervivencia, se enfoca en la trascendencia, es la parte capaz de elaborar respuestas más humanas y ajustadas a la experiencia vivida, pero sólo podrá actuar correctamente cuando los cerebros instintivo y emocional no estén en “estado de alarma”.

Cuando dejamos actuar a los lóbulos prefrontales ( cerebro cognitivo), podemos decir que estamos teniendo un comportamiento inteligente, haciendo uso de la inteligencia reflexiva y de autoregulación, y desarrollando las inteligencias inter e intrapersonal ( inteligencia emocional, Leon Payne)

 

No podemos olvidar que el sentimiento de pertenencia en torno al que gira la Disciplina Positiva, y el sentido de comunidad, uno de los principios en que se basa la misma, encuentran su fundamento neurosicoeducativo en el origen del hombre. El homo sapiens necesitó unirse en grupo, necesitó formar clanes para no ser devorado por otros animales. Esta memoria genética la conservamos en nuestro cerebro instintivo, de ahí que el sentimiento de pertenencia al grupo, se convierta en muchas ocasiones, fundamentalmente en los pequeños, en una cuestión de supervivencia, por lo que la creencia de no ser importantes para su familia, clase o amigos, les hace buscar ese sentido innato que todos traemos, aunque para ello deban utilizar conductas inadecuadas.

Pero ¿cuál es el proceso de elaboración de una respuesta cerebral una vez recibido un estímulo?

 

ESTÍMULO 
                                                                 ACTIVACIÓN CENTROS                       RESPUESTA:
EXTERNO O INTERNO                              EMOCIONALES                                . amenaza o placer
                                                                             DEL     CEREBRO                                . instintos o memoria    
                                                                       (neurotransmisores)                          . supervivencia o
                                                                                                                                                      trascendencia
 

Respecto a los ESTÍMULOS, estos pueden ser externos (por ejemplo lucha de poder con tu hijo), o internos (distorsiones cognitivas, ej.: es la hora de ayudar a hacer los deberes a mi hijo y sé que vamos a tener bronca)

 

Recordemos que los estímulos van directos a los centros emocionales, y son, por tanto, el origen de la respuesta que daremos; por eso, es muy importante, por una parte, tener un conocimiento fundado sobre el estímulo. No es lo mismo pensar que a nuestro hijo le encanta discutir y siempre busca oportunidades para hacerlo, que ser conscientes de que nuestro pequeño entra en luchas de poder porque necesita tomar decisiones para sentirse importante y así saber que pertenece a su familia ( creencia errónea de búsqueda de poder de la Disciplina Positiva). Aunque el estímulo sea el mismo, pero el conocimiento de porqué se está produciendo no activará automáticamente el estado de alarma en nuestros centros emocionales, ya que no se interpretará esa acción como una amenaza, por lo que el cerebro cognitivo tendrá una oportunidad de actuación, haciendo uso, de este modo, de la llamada inteligencia emocional. Este conocimiento fundado nos ayudará a utilizar la llamada reinterpretación cognitiva, pudiendo así alterar nuestras emociones y nuestras respuestas.

 

Por otra parte, es necesario ser muy conscientes de los estímulos internos que poseemos en cada situación, ya que condicionarán nuestras respuestas. Si somos conscientes de ellos, podremos cambiarlos por otros que no interfieran en nuestro bienestar.

 

En cuanto a los CENTROS EMOCIONALES DEL CEREBRO, es imprescindible hablar de las hormonas, neurotransmisores que las neuronas generan y utilizan para llevar a cabo sus conexiones (sinapsis). Las hormonas juegan un papel fundamental, ya que, entre otros aspectos, condicionan nuestro estado anímico. Lo más interesante de este tema, es el hecho de que el ser humano, con sus pensamientos y acciones, puede potenciar la generación de distintas hormonas, ayudando así a condicionarnos.

 

Analizamos los siguientes neurotransmisores:

  1. Serotonina: Responsable de una sensación de bienestar, nos provoca relajación y tranquilidad, nos invade un estado de calma interior.
  2. Dopamina: Se produce cuando nuestra conducta se dirige a un fin, cuando nuestras acciones se rigen por una motivación ( Por ejemplo, fijarnos como objetivo el uso de las situaciones diarias con los pequeños como oportunidades para dotarlos de herramientas personales y sociales). Genera optimismo y entusiasmo. También relacionada, por tanto, con el sentimiento de bienestar. Tanto la dopamina como la serotonina son responsables de la felicidad interior. El altruismo y la empatía también son buenos productores de dopamina, de ahí que todos nos sintamos bien cuando realizamos acciones sin esperar nada a cambio ( ya lo decía Alfred Adler)  o cuando sentimos que hemos conectado con la otra persona.
  3. Oxitocina: Es una neurohormoma, llamada también la hormona del amor, ya que se relaciona con los vínculos afectivos. Nos proporciona una sensación de confianza y bienestar y nos hace ser más amigables con los otros, promoviendo la cooperación.

 

En este apartado de los centros emocionales, es imprescindible hablar, como su propio nombre indica, de lasemociones, ya que son éstas los impulsos que tomamos para la acción; una vez recibido un estímulo, nuestro organismo se prepara para dar una respuesta, que variará en función de la interpretación cerebral que se haga de la situación, y que va dirigida básicamente en el camino del placer o del dolor.

 

EMOCIONES SEGÚN MODELO DE A. DAMASIO

  1. PRIMARIAS. Origen biológico: alegría o felicidad, miedo, ira, aversión, tristeza y sorpresa
  2. SECUNDARIAS O SOCIALES. Origen biológico. Necesitan de una segunda persona para poder darse. Ej.: desprecio, orgullo, envidia…
  3. DE FONDO: Son las que determinan nuestro estado de ánimo a lo largo del día( en neurosicoeducación, estados anímicos habituales o crónicos):
    1. Entusiasmo ( placer)
    2. Desánimo  ( dolor)

 

Las emociones tienen dos componentes básicos: cuantitativo (mide la intensidad) y cualitativo ( las clasifica en positivas o en negativas)

Hay ocasiones en que no sabemos determinar por qué una determinada acción nos provoca una determinada emoción, y un recurso para ayudarnos es la técnica de los 5 porqués. Es posible que antes de llegar a la quinta pregunta ya hayamos obtenido la respuesta. En cualquier caso, este método nos ayudará a llevar a cabo la reconsideración cognitiva, tan necesaria para influir en nuestras emociones y en nuestras respuestas. Pongo un ejemplo:

 

  1. ¿Por qué me enfado tanto cuando mi hijo me lleva la contraria? Porque pienso que pierdo autoridad y un padre es el que debe tenerla.
  2. ¿Por qué pienso que pierdo autoridad y que soy yo el que debo tenerla? Porque así me lo han enseñado en mi familia de origen. Es una cuestión de respeto.
  3. ¿Por qué me han enseñado eso en mi familia de origen? Porque así se lo enseñaron a ellos y porque la estructura familiar era diferente y todo estaba jerarquizado. La figura del padre era intocable.
  4. ¿Por qué la estructura familiar estaba tan jerarquizada? Porque respondía al contexto social de la época, la transición de una dictadura a una democracia.
  5. ¿Por qué el contexto social estaba tan jerarquizado? Porque era necesario para mantener una dictadura aún latente.

 

Si analizamos la última respuesta, veremos que el estímulo externo ( desobediencia) que nos provoca una emoción negativa ( enfado e ira), se basa en un error cognitivo fundado en la educación recibida pero no acorde con la realidad del momento, y por el que estamos convencidos de que si el adulto no manda, no es importante ( creencia errónea de poder de la disciplina positiva) Si somos conscientes de esto, la próxima vez que nuestro hijo exprese una opinión contraria a la nuestra, es posible que el primer control cerebral, el emocional, no se sienta atacado, y le abra la puerta a los lóbulos prefrontales, para de este modo elaborar una respuesta donde prime la inteligencia emocional.

No podemos dejar de lado la importancia que el movimiento tiene en la formación de respuestas ante estímulos. El doctor Pablo Lois ha investigado mucho sobre este tema.

Es importante saber que el órgano de percepción del sentido del movimiento, informa al cerebro sobre el estado de relajación o contracción de nuestro cuerpo, algo que influye notablemente en la respuesta cerebral.

 

Según estudios realizados por el doctor Lois, el simple hecho de moverse con libertad (senderismo por la montaña, por ejemplo), integrar la tridimensión ( derecha-izquierda, arriba-abajo, delante-detrás), y saber ocupar el espacio, desarrollan cualidades tales como la honradez, la iniciativa, actuar con voluntad, fijarse metas y cumplirlas; por el contrario, el no saber movernos adecuadamente, por ejemplo, puede generar en nosotros una desconfianza que afectará a nuestro estado anímico y a nuestras respuestas.

A su vez, el doctor en neurosicoeduación, Carlos Logatt Grabner, ya nos expone cómo en el desarrollo del ser humano, las capacidades cognitivo-ejecutivas se fueron fortaleciendo junto al movimiento físico, ya que una buena forma física era fundamental para nuestra supervivencia.

 

Se ha comprobado que personas mayores que realizan ejercicio físico habitualmente, tienen una superioridad respecto a las sedentarias, en memoria a largo plazo, capacidad de solución de problemas conocidos (inteligencia cristalizada) y nuevos (inteligencia fluida), mayor capacidad de atención y razonamiento lógico.

También hay estudios que demuestran lo beneficioso del ejercicio físico para prevenir el alzheimer, la demencia senil, la ansiedad y la depresión.

Respecto a niño y adolescentes, el ejercicio físico ayuda a que más recursos cognitivos se destinen a las tareas escolares y contribuyen a las conductas conciliadoras.

 

Finalmente, a modo de conclusión, recalcar que tener conocimientos de cómo funciona nuestro entramado cerebral, nos proporciona una potente arma para modificar nuestros pensamientos e influir en nuestras emociones, consiguiendo de este modo más momentos de paz y serenidad que darán como resultado conductas emocionalmente inteligentes que nos beneficiarán a nosotros en primera persona, y de las que todos los que nos rodean podrán disfrutar y aprender.

 

Macarena Soto Rueda

Educadora para Padres en Disciplina Positiva

0 Comentarios

Escríbenos

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

CONTACTO

Envíenos un correo electrónico y nos comunicaremos con usted lo antes posible.

Enviando

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?