Salvar es rescatar, ayuda es facilitar. ¿Qué ayuda de verdad?

Una de las cosas más difíciles de las relaciones es cuando el otro lo pasa mal, cuando le vemos desvalido o necesitado de apoyo.

En la primera infancia solucionamos hasta que nuestr@s hij@s encuentran su autonomía. Y aveces resolvemos de más, porque tenemos prisa, porque es una automatismo en la locura de hacer hacer hacer que supone sacar hijo@s adelante.

El problema es que lo que transmitimos cuando cruzamos la delicada raya del apoyo al rescate, es un “no confío en ti” “no te veo con capacidad de resolver por ti mismo@”.

Con esto quiero decir, que no es que lo transmitamos a conciencia, es una consecuencia lógica en la mente de la otra persona, cuando ya siente que puede pero que aún no quiere, saca el beneficio a corto plazo de “que me lo resuelvan” pero el mensaje de esa forma relacionarse es un mensaje insano de “si mi madre o mi padre, o mi profe solucionan es (porque no confían en mi) , es que yo no puedo hacerlo por mis recursos. Luego mejor desconfío de mi”.

 

Ahora bien… ¿cómo salimos de esto? ¿como descubrir la fina línea entre restar poder o sumar recursos?

Pues una pista es lo que yo siento. Si siento enfado no es lo mismo que preocupación. Si me noto exigente, contrariad@, acabo de cruzar la linea.

 

La diferencia entre querer ayudar y “salvar” a alguien la puedes notar si cuando no hace lo que le propones lo aceptas (aunque te preocupes) o te enfadas … Eso es una pista para ti de “te quiero sólo sí haces lo que digo” y recuerda “salvar” es decirle al otro ” no confio en que resuelvas por ti mismo” mientras que ayudar es “tienes recursos para resolver incluyendo el de pedir ayuda”

 

Mi sugerencia si quieres practicar la mirada Coach en tu casa y en tus relaciones, es que antes de ayudar en automático te preguntes…

¿Puede sólo, sola?

¿Qué pasaría conmigo si no pudiera resolver por si mism@?

¿puede ver que hace bien, que recursos necesita practicar o descubrir?

 

Estas son las preguntas para tu autocoaching. Recuerda que si quieres descubrir acompañad@ y profundizar me tienes a tu disposición.

 

¡Gracias por leerme!

¡Disfruta de tus respuestas!

Un abrazo

Rocío Gómez Sanabria

 

Últimas entradas

Disciplina positiva, en esencia

  Muchas personas, ante mi entusiasmo con el tema de la disciplina positiva, me preguntan “Julia, ¿qué es eso de la disciplina positiva?, ¿me lo podrías explicar un poco?”.    En ese

Primero conexión y luego corrección…

Emociones, las culpables de que en ocasiones no seamos capaces de controlar nuestra conducta. Parece que todo sería mucho más sencillo de gestionar si estas no nos secuestraran en aquellos

© 2021disciplinapositivaespana.es
Diseñado por