TALLERES PARA PADRES Y/0 MAESTROS SOBRE DISCIPLINA POSITIVA

Impartimos:

  • Talleres para padres
  • Talleres para maestros

Por medio de sesiones divertidas y experienciales, los padres aprenderán a llevar la Disciplina Positiva a sus casas.

También os presentamos talleres para que los maestros puedan implementar la Disciplina Positiva en sus aulas

A continuación os explicamos por qué usamos el formato en Talleres:

¿De dónde viene?
¿Para qué sirve?
¿Por qué se imparte en talleres?

Disciplina Positiva es el nombre de un programa educativo dirigido a padres y profesionales de la enseñanza.

Ya en 1920 el psicólogo Alfred Adler (Viena, 1870-1937) introdujo la idea de la formación de padres y profesores para una mejor educación de los niños, abogando por un trato respetuoso pero evitando por otra parte la permisividad. “Amable y firme” es la consigna que aún hoy sigue vigente en el discurso educativo de Disciplina Positiva. Podemos decir que Adler se adelantó a su tiempo, o que más bien fue un pionero, que hizo una importante aportación a la sociedad. Su experiencia en la Primera Guerra Mundial le hizo ver que el mundo necesitaba un cambio profundo de hábitos y maneras de sentir y de convivir, y para ello dedicó gran parte de su actividad profesional a la prevención del odio y la intolerancia a través de la educación de los niños y jóvenes.

El legado de Adler es recibido y desarrollado por su discípulo Dreikurs y posteriormente sus bases teóricas dan lugar al programa educativo conocido por “Positive Discipline” que toma su nombre del primer libro publicado en 1981 por una experta profesional en educación infantil llamada Jane Nelsen. En él la autora expone un programa educativo destinado a asistir a padres y profesionales de la enseñanza en el día a día de la educación de niños y adolescentes.

Disciplina Positiva, por una parte representa una nueva forma de definición de educación, entendida como construcción de relaciones entre niños y adultos basadas en el respeto mutuo. El respeto al niño requiere del adulto un trato amable, el respeto a uno mismo y a la situación social implica firmeza. Ambos términos parecen contradictorios, pero se puede y se debe ser firme sin perder las buenas formas. No se trata de dar una de cal y otra de arena, muy al contrario, se trata de encontrar modos de actuación que aúnen firmeza y trato amable en cada conducta que desarrollemos con ánimo de educar a nuestros niños.

La segunda cuestión surge sola…¿cómo vamos a conseguirlo? Una cosa es estar de acuerdo en que uno debe actuar con paciencia y control, en que para educar es preciso “no perder los nervios”, y otra muy distinta es ser capaz de conseguirlo. Salvar este “escollo” es la razón de ser de los talleres.

El porqué del aprendizaje en grupo. El porqué de los talleres de padres sobre Disciplina Positiva.

Información teórica sobre principios psicológicos en los que se basa el programa, sobre técnicas, herramientas, sobre opiniones y experiencias está disponible y al alcance de todos, tanto en libros, como en multitud de páginas webs, de Facebook, videos YouTube, etc…Como dato curioso, Google encuentra veintiséis millones de páginas tecleando en su buscador “Positive Discipline” y cerca de nueve para “Disciplina Positiva”.

 

Talleres de Padres: grupo colaborando y compartiendo aprendizaje. No hay mejor forma de iniciar el camino hacia la interiorización de conceptos y técnicas que participar activamente en un grupo, aportar y recibir ayuda, comunicar y estar abierto a los otros.

Los principios y las técnicas están al alcance de todos, pero lo que marca la diferencia y la eficacia de los talleres de padres, no es tanto el hecho de disponer de un “experto” que conduce el taller y “explica” la teoría, como el proceso de aprendizaje colaborativo y las actividades vivenciales diseñadas específicamente para entender e interiorizar cada principio teórico y cada una de las técnicas educativas propuestas. Se trata de ir más allá de la simple transmisión de información, se trata de acompañar al adulto en un proceso reflexivo y transformador. Un proceso de aprendizaje que ayudamos a iniciar y que necesariamente ha de tener continuidad en el hogar o en el aula, en el día a día.

Al reconsiderar y replantearse la educación de una forma mucho más consciente, más reflexiva y más profunda, el educador adquiere más seguridad, y con ella confianza y criterio propio. Herramientas necesarias para hacer frente a la continua toma de decisiones que implica educar. Y por otra parte nos permite sentirnos más cómodo dentro del rol de padre o maestro. Encontrar que no es preciso convertirse “en otro” para educar es liberador. La conducta educativa también puede y debe ser autentica, responsable y acorde a nuestros principios. Es triste tener, en aras de la educación, que adoptar un rol, representar un papel que ni nos gusta, ni nos hace sentir bien y que además, la mayoría de las veces no funciona.

Al leer sobre DP uno siente, al fin y al cabo, esperanza. Esperanza de que las cosas puedan funcionar mejor. Ya sabemos que nunca va a ser fácil educar, pero al menos agradecemos tener más claro hacia donde queremos ir y cómo hacerlo. ¿Quiere eso decir que no va a haber dificultades, que no vamos a tener dudas, ni a cometer errores? Pues desde luego que no. Pero seremos más capaces de hacerles frente a los problemas, más capaces de aprender de nuestros errores y más proactivos, más flexibles, más seguros y más realistas. Seremos más capaces de asumir nuestra responsabilidad porque nos sentiremos más preparados para asumir el reto.

En todo esto hay que destacar el beneficioso efecto del grupo sobre el aprendizaje de habilidades educativas ya que proporciona un valioso apoyo que es decisivo para el logro del cambio educativo que, de alguna manera, todos estamos buscando. Para que las cosas cambien, hemos de cambiar nosotros, hemos de actuar distinto, sentir distinto. Estar mejor para educar mejor.

Pilar Andújar Rodríguez

Bibliografía:

Jane Nelsen (2009). Disciplina Positiva. Ediciones Ruz: Naucalpan, Méjico. Traducción del título original “Positive Discipline” editado por primera vez en 1981.

“La clave de la disciplina NO es el castigo sino el respeto mutuo. La guía clásica de padres y maestros para ayudar a los niños a desarrollar autodisciplina, responsabilidad y habilidades para resolver problemas”.

Información adicional:

http://disciplinapositivaespana.com/

https://www.facebook.com/pages/Disciplina-Positiva-Espa%C3%B1a/512528472169778

http://www.positivediscipline.org/

TALLERES PARA PADRES SOBRE DISCIPLINA POSITIVA

0 Comentarios

Escríbenos

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

CONTACTO

Envíenos un correo electrónico y nos comunicaremos con usted lo antes posible.

Enviando

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?