Tres herramientas para obtener cooperación sin premios ni castigos

Hoy os traigo un post corto y útil.

¿No os ocurre que, en ocasiones, nuestros hijos encuentran aburridas e incluso desagradables muchas de las cosas que hay que hacer en el día a día?

Su naturaleza innata se preocupa por el presente, no tienen una necesidad inherente a ciertas rutinas que los adultos consideramos obligatorias: cepillarse los dientes, recoger los juguetes, montarse en el coche y ponerse el cinturón, vestirse, etc.

Entonces, ¿Cómo podemos desarrollar otras maneras de obtener su cooperación sin tener que recurrir a los gritos, exigencias, premios o castigos? 

 

Aquí te resumo algunas ideas:

  • Explicar las razones de las cosas: Aclarar el para qué, el motivo y la finalidad por el que le pides que haga algo. Un ejemplo: “Debes colocarte en la silla y ponerte el cinturón para estar seguro en el coche. Me preocupa que te puedas golpear o hacerte daño si freno de repente”.
  • Ofrecer alternativas: “¿Quieres la camiseta roja o azul?”, “¿Qué juguete te gustaría llevar para montarte en el coche?”, “¿Quieres lavarte los dientes hoy con mamá o con papá?”.
  • Hacerlo divertido: 
    • Utilizar el juego con animales: “Finjamos que somos caballos galopando hasta el coche”.
    • Emplear la música: “Es la hora de cantar nuestra canción de recoger”.
    • Contar historias: “Te contaré una historia mientras nos bañamos”.
    • Proponer un reto de velocidad conjunta: “Vamos a ver quien termina antes de recoger los juguetes”.
    • Proponer una actividad divertida: “Inventemos una historia mientras te pongo el pijama”.
    • Utilizar una marioneta: “El oso dice que antes de dormir hay que ir al baño”.
    • Inventar cosas locas: “Es hora de vestirse, ¿ponemos los calcetines en las manos?”.
    • Hacer una tarea conjunta por turnos: “Es hora de recoger la mesa, vamos a turnarnos llevando una cosa cada vez. ¿Quién empieza?”.
    • Hacer una tarea juntos simultáneamente: ” Mientras barremos cada uno una mitad del suelo, nuestras escobas pueden decirse hola”.
    • Jugar con los objetos reales involucrados en el conflicto. Por ejemplo, con un niño que no quiere sentarse en la silla del coche, puedes llevártela a casa y ponerla en el salón, permitiendo jugar con ella, explorarla, etc.
    • Crear juegos simbólicos. Inventar una historia de fantasía, recreando el conflicto y haciéndolo divertido.
    • Hacer una inversión de papeles. Recrear una situación de conflicto pidiendo al niño/a que actúe como si fuera el/la padre/madre y usted el/la hijo/a. Es un juego que puede desencadenar muchas risas, aliviar tensiones y ayudar a fomentar la colaboración.

 

¿No te parece entretenido y ocurrente? ¡Empieza hoy! Espero tus comentarios al ponerlo en práctica.

Trini Mejías. 

Últimas entradas

Disciplina positiva, en esencia

  Muchas personas, ante mi entusiasmo con el tema de la disciplina positiva, me preguntan “Julia, ¿qué es eso de la disciplina positiva?, ¿me lo podrías explicar un poco?”.    En ese

Primero conexión y luego corrección…

Emociones, las culpables de que en ocasiones no seamos capaces de controlar nuestra conducta. Parece que todo sería mucho más sencillo de gestionar si estas no nos secuestraran en aquellos

© 2021disciplinapositivaespana.es
Diseñado por